Saturday, June 11, 2005

la nutria es un animal del crepúsculo


anoche vi que en taco pozo, en el impenetrable chaqueño, alambraron los pozos públicos de agua potable (el gobierno vendió las tierras de tal manera que quedaron en propiedad privada y la gente que vive en el monte se ve obligada a tomar agua barrosa. la nota terminaba con una mujer de aspecto ancianísimo (y lo más probable es que tuviera poco más de 50 años) bebiendo un trago largo de agua marrón, supongo que al periodista enviado desde buenos aires le habrá parecido un buen remate.
la humillación de esa mujer era múltiple: empezando por tener que tomar agua marrón, continuando con que tenga que soportar que vengan de buenos aires a curiosear su miseria y exhibirla ante miles (me da miedo decir millones) de personas que la van a mirar como segunda actividad mientras comen, estudian, cogen, planchan, pelean con su pareja u otras cosas que se me ocurre hacen las personas, y terminando con que no contentos con mencionar su tragedia (porque convengamos, tener que tomar agua marrón era el último eslabón de una larga cadena de miserias) la hicieron explícitamente beberse medio vaso de líquido vomitivo. no sé por qué, aunque está claro que tiene algo que ver, me acordé de una vez que estábamos viendo pornografía con fat freddy en mi computadora. la peli era de la serie “rocco animal trainer” y había sido filmada en uno de esos países de la órbita ex socialista. estaba bastante buena. lo peorcito era una mina de rasgos no sé, vietnamitas o algo así que no ponía demasiada onda. los planos eran bastante largos y cada vez que aparecía la chica esta decíamos “ya cagamos con la china, como joden con la china esta...”, hasta que por ahí para el final, sin dejar de hacer mala cara sacó de la galera un par de marranadas bastante eficaces. ahí fat freddy dijo “ah bueno ves, ahí va repuntando la china, mirá vos, para mí como que recupera un poco...”. yo lo que pensé es que qué enloquecido estaba todo, que la chica estaba a lo mejor en ese instante contagiándose un sida como para dieciséis personas, ni siquiera para que uno se haga la paja viéndola, sino para ser evaluada por una especie de referís de lo-que-podía-llegar-a-dejar-que-le-hagan. no sé si se entiende por dónde va la cosa. a nadie le importaba la vieja. ni a nosotros que hacíamos otra cosa mientras la mirábamos, ni al periodista que la humillaba. todos sabíamos también que nadie iba a mejorar su situación. pero la cosa no estaba completa si no la hacíamos tomar un vaso de agua barrosa para que nos entretengamos.

no sé dónde, no sé quienes, acostumbran a los elefantes a estar atados de una estaca. los agarran de bien chiquitos y los atan. el elefantito tira y tira pero después se cansa y aprende que es imposible mover la estaca o zafarse de ella. cuando es grande ni se le pasa por la cabeza tirar de la estaca. eso es importante, porque de grande sí podría arrancarla.
está buena ésa, eh. un poco mala onda pero qué quieren: a la vida no la invento yo.

dos más de elefantes que me acordé:
no sé si está todavía, pero acá en córdoba en el zoológico había una elefanta que “bailaba”. y algo así era, porque no paraba de mover las patas. era un animal viejo que un circo le había “donado” al zoológico en estado de desnutrición y abandono. me contaron que le habían enseñado a bailar mediante el simpático método de pararla sobre una chapa y darle corriente: con el correr de las sesiones, quedó claro que el pobre bicho podía aprender a mover las patas. tanto, que después nunca pudo dejar de moverlas.
vivir siempre en un tormento que ya no existe y que la gente te mire para entretenerse un domingo a la tarde mientras come boludeces. está buena ésa, eh. un poco mala onda, etc.
la otra es buena onda: me acordé de fantito, el elefante amigo de george de la jungla. qué buen dibujito era george de la jungla. la película con gente de carne y hueso resultó una porquería, pero el dibujito era un delirio. lo daban con otros dos que eran también una obra de arte: superpollo y tom ruedaloca.


tengo a este respecto (los elefantes y el agua embarrada) también una larga y brutal parrafada de antonio de melli, el gran inmovilista nacido en puerto stroessner, pero ya sería cansar.
o bueno, pongo unos renglones ni tan largos ni tan brutales:
“es como cuando lo único que haces es esperar el dolor y aliviarte porque tarda en llegar. o como que nacés sin piernas y te convertís en el mejor basquetbolista sin piernas. pero seguís sin dejar de militar en el rubro ‘sin piernas’. ¿qué es el mejor de los lisiados? un lisiado.
es decir, así seas el campeón de maratón en silla de ruedas, si estás en una fiesta y todos hablan de caminar libremente, vos te vas a sentir mal,¿no es cierto?. hay cosas que lo único que te queda por decir es ‘qué lástima’ y listo, a otra cosa. el tema es que no hay ‘otra cosa’. de esto supongo que hablaba kafka cuando decía lo de la búsqueda de un consuelo eficaz, porque el verdadero no existe.”

“miss lonelyhearts” es un librazo de quien dicen es un gran escritor ( yo no leí otra cosa que esto que, repito, es un librazo), nathanael west:

no quería ser demasiado duro consigo mismo. destapó la máquina de escribir y metió una hoja de papel en el carro.
“cristo murió por ti.
murió clavado a un árbol por ti. su don más precioso es el sufrimiento y sólo a través del sufrimiento se le puede conocer. venera el don del sufrimiento, porque...”

ah, y me tengo que acordar de contar de la vez que mi viejo tuvo miedo de morirse una siesta de verano en una pista de aterrizaje en taco pozo, en el impenetrable chaqueño. hubiera hecho bien, pero esa es otra historia, etc. acabo de declararme improcedente. a la espera de una discreta manera de retirarme de escena, los saludo atentamente.

1 comment:

damianivanoff said...

La Nutria es un Animal del Crepúsculo- podcast para escuchar mientras se toma mate.